viernes, 31 de julio de 2015

LEVANTANDO A LOS PACIENTES DE LA SILLA DE RUEDAS


Los pacientes en silla de ruedas son generalmente más débiles y tienen menos fuerza o control. Recuerde usar movimientos lentos y controlados durante los traslados, para minimizar las probabilidades de caídas y para proteger su espalda. Dado que los pacientes generalmente ayudan durante los traslados, una buena comunicación y explicaciones puede tranquilizarlos y suavizar los movimientos. Permanecer cerca del paciente a lo largo del traslado no solo reducirá las probabilidades de una caída, sino que también disminuirá el esfuerzo de su espalda y una lesión por el peso del paciente.


DE LA SILLA DE RUEDAS AL BAÑO

Aunque a veces, hay prisa para llevar pacientes al excusado, las urgencias y lesiones disminuyen si los lleva con regularidad. Vea que haya espacio suficiente para la silla de ruedas en el baño. Una sola persona puede realizar esta tarea seguramente, usando un cinturón de traslado. Los pacientes pueden ayudar deslizándose hacia el borde de la silla, empujando hacia arriba y poniendo parte de su peso en sus brazos. Los pacientes con debilidad en las piernas podrían necesitar un asiento de excusado más alto.



1. Pare al paciente
  • Trabe la silla de ruedas.
  • Ajuste el cinturón de traslado.
  • Ayude al paciente a deslizarse hacia el borde de la silla de ruedas.
  • Coloque los pies del paciente justo debajo de su cuerpo.
  • Levante al paciente tomando la parte posterior del cinturón de traslado. 




2. Traslado al excusado
  • Ayude al paciente a girar frente al excusado, manteniendo la rodilla del paciente entre sus piernas.
  • Pídale al paciente que se tome de cada una de las barandas mientras usted lo sienta en el excusado lenta y suavemente.




DE LA SILLA DE RUEDAS A  LA MESA DE TRATAMIENTO

Los pacientes que deben moverse a una superficie más alta, como una mesa de tratamiento, necesitan más fuerza y control. Deles tiempo para descansar y tomar fuerzas antes del traslado. Utilice un banquillo o una escalerita para ayudar a los pacientes a subirse a la mesa. Una sola persona puede realizar este movimiento con seguridad. Pídale al paciente que le avise si se cansa y necesite descansar.


1. Ayude al paciente a pararse
  • Trabe la silla de ruedas.
  • Pídale al paciente que se deslice hacia el borde de la silla de ruedas.
  • Sostenga la silla de ruedas mientras se para o ayúdelo si necesita.






2. Ayude al paciente a subirse a la mesa
  • Pídale al paciente que gire lentamente y que dé un paso hacia atrás y se suba al banquillo o escalerita.
  • Sostenga al paciente mientras se sube a la mesa.





DE LA SILLA DE RUEDAS A LA TINA DEL BAÑO

Dado que moverse en un espacio pequeño puede obstaculizar su trabajo, haga lo posible para dividir los pasos y obtener la ayuda del paciente. Si el paciente es suficientemente fuerte, una sola persona podrá moverlo. El paciente puede ayudar al tomarse de las barandas de seguridad y poner parte de su peso en sus brazos. Usar un Asiento de traslado le facilitará el movimiento pues le permitirá al paciente pasar directamente a la tina. También puede sentar al paciente en el borde de la tina de baño antes de trasladarlo completamente.



1. Acomódelo en el borde
  • Llene la tina de baño con agua.
  • Coloque las piernas del paciente directamente abajo y deténgalo mientras en paciente se para.
  • Pídale al paciente que se siente en el borde de la tina de baño del asiento de traslado. 





2. Levante las piernas y métalas
  • Aparte la silla de ruedas.
  • Tome las piernas del paciente y métalas dentro de la tina, mientras el paciente se sostiene de los barandales de seguridad. 






3. Deslice al paciente dentro de la tina de baño
  • Afirme sus piernas contra la tina y sujete al paciente por los lados del cinturón.
  • Lentamente, deslice al paciente dentro de la tina sin curvar su espalda.






4. Levante al paciente de la tina de baño
  • Deje que salga del agua, seque al paciente y póngale una bata.
  • Con un pie en la tina tome el cinturón de traslado y levante al paciente hasta la orilla de la tina. 











Recuerde.
Los pacientes mojados son resbalosos. Después del baño es más seguro secarlos antes de tratar de moverlos. 







miércoles, 29 de julio de 2015

MOVIENDO A PACIENTES DE LA CAMA


A menudo, la seguridad del paciente es la mayor preocupación al moverlo de la cama. Esto puede causar preocupaciones sobre posibles caídas o sobre el bienestar del paciente. Pero recuerde no mover ni levantar a costa de su propia espalda. Reduzca el riesgo de lesiones reduciendo la fricción, manteniendo al paciente cerca de usted y pidiendo ayuda cuando la necesite. Reduzca el riesgo de caídas de pacientes asegurando las camas, camillas y sillas de ruedas. También verá que hablar con sus pacientes los tranquilizará y ayudará a coordinar sus movimientos, simplificándolos.


DE LA CAMA A LA CAMILLA

La acción deslizante de este traslado crea fricción, aumentando el esfuerzo sobre su espalda. Pero el usar la gravedad puede ayudarlo: Coloque la cama un poco más arriba que la camilla, para así mover al paciente hacia abajo. También puede poner una bolsa de basura o una tabla deslizante de plástico, de modo que los pacientes se deslicen de una superficie a otra. Generalmente dos personas pueden realizar esta trabajo con seguridad. el guía, quien tira, debe ser el más fuerte de los dos. El ayudante sostendrá el travesero sin empujar ni levantar. El paciente podrá levantar su cabeza y cruzar sus brazos. 






1. Prepare el movimiento
  • Baje la cabecera de la cama y ajuste la altura de la cama.
  • Coloque una bolsa de basura entre la sábana y el travesero, debajo de uno de los costados del torso del paciente.
  • Acerque las piernas del paciente al borde de la cama.






2. Tire hacia el borde de la cama
  • Tome el travesero de los dos lados de la cama.
  • A la cuenta de tres, inclínese hacia atrás acompañando con su peso, deslizando al paciente hacia el borde de la cama. El ayudante sostendrá la sábana para que no se resbale. 






3. Coloque la camilla
  • Pídale al ayudante que envuelva al paciente con el travesero mientrasusted acerca la camilla.
  • Ajuste la posición de la cama y de la camilla, trabándola en su lugar.
  • Mueva las piernas del paciente a la camilla.








4. Deslícelo a la camilla
  • Pídale al ayudante que se arrodille en la cama y que detenga el travesero.
  • A la cuenta de tres, tome el travesero y resbale al paciente a la camilla. Quizás necesite repetir este paso. 







DE LA CAMA A LA SILLA DE RUEDAS

Dado que este traslado requiere a menudo la ayuda del paciente, la comunicación es esencial. Explíquele los pasos del traslado, dígale que puede descansar cuando lo desee y pregúntele si está listo para el traslado. También evalúe la habilidad del paciente para ayudarlo. Si no ayuda mucho, necesitará dos personas. También podría usar un cinturón de traslado para tener un lugar firme de donde tomarse, en lugar de sujetarlo de su espalda. Pídale al paciente que use sus brazos para impulsarse de la cama y alcanzar la silla.






1. Siente al paciente
  • Coloque y trabe la silla de ruedas cerca de la cama.
  • Retire el apoyabrazos más cercano a la cama y levante los apoyapies.
  • Ayude al paciente a darse vuelta.
  • Pase un brazo bajo el cuello del paciente, tomando el omóplato con la mano. Coloque su otra mano debajo de las rodillas.
  • Mueva las piernas hacia el borde de la cama y ayude al paciente a sentarse.





2. Pare al paciente
  • Siente al paciente en el borde de la cama.
  • Coloque sus brazos alrededor del pecho del paciente y enlace sus manos detrás de la espalda.
  • Sosteniendo la pierna más alejada de la silla de ruedas entre sus piernas, inclínese hacia atrás, desplace su peso y levante al paciente.







3. Gírelo hacia la silla
  • Pídale al paciente que gire hacia la silla mientras usted continúa con sus manos enlazadas detrás de su espalda.
  • Un ayudante puede sostener la silla de ruedas o al paciente por detrás.






4. Siente al paciente
  • A medida que el paciente se inclina hacia usted, doble sus rodillas y baje al paciente hasta atrás de la silla de ruedas.
  • Un ayudante puede situar las asentaderas del paciente y sostener la silla. 






lunes, 27 de julio de 2015

MOVIENDO A PACIENTES EN LA CAMA


Mover a pacientes que están en cama puede ser seguro y fácil, pero no descuente el riesgo involucrado. Si mueve a pacientes en cama varias veces al día, a menudo tratará de hacerlo de prisa. Esto podría aumentar el riesgo de lesión de la espalda, especialmente si no una buena mecánica corporal. Tómese su tiempo y pida ayuda si la necesita.

Al subir al paciente, trate de disminuir el esfuerzo sobre su espalda reduciendo la fricción entre el paciente y la cama. Además, acérquese al paciente al darle vuelta y haga la cama distribuyendo el movimiento en varios pasos. 

SUBIENDO AL PACIENTE

Piense en modos de disminuir la fricción para hacer que este movimiento sea más cómodo para el paciente y para reducir el esfuerzo sobre su espalda. Dos personas pueden subir más fácilmente al paciente usando el travesero. Y los pacientes pueden doblar sus rodillas, empujar hacia abajo con los pies e impulsarse con el trapecio (un dispositivo de ayuda).



1. Tome el travesero:
  • Baje la cabecera y ajuste la cama al nivel de la cintura de la persona más baja.
  • Tome el travesero, apuntando con un pie en la dirección a donde moverá al paciente.





2. Súbalo:
  • Inclínese en dirección del movimiento usando las piernas y el peso de su cuerpo.
  • Cuente hasta tres y luego levante y suba al paciente. Repita este paso tantas veces como sea necesario para acomodar al paciente.





VOLTEANDO A UN PACIENTE

Es difícil acercarse lo suficiente a los pacientes en cama para poder voltearlos con seguridad, por eso, concéntrese en colocar su cuerpo lo más cerca posible del de ellos. Generalmente, una o dos personas pueden hacerlo con seguridad. A veces, el paciente puede ayudar presionando hacia abajo con el talón. Comienze la vuelta con el paciente en el lado de la cama opuesto a la dirección en la que va a voltear. 

1. Crúcele los brazos:
  • Baje la baranda y la cabecera de la cama; ajuste la cama al nivel de la cintura o la cadera.
  • Cruce los brazos del paciente sobre su pecho; doble la pierna que se encuentre más apartada de usted.




2. Voltee al paciente:
  • Coloque una mano detrás del hombro más apartado.
  • Coloque la otra mano detrás de la cadera del paciente.
  • Voltee al paciente sosteniedo su pierna con su rodilla. 





HACIENDO LA CAMA

Esto requiere de varios pasos, así que tómese descansos cuando usted o el paciente los necesiten. Evalúe cuánto puede ayudar el paciente. Dependiendo de la fuerza del paciente, necesitará de dos a cuatro personas para hacer la cama. El paciente puede ayudar tirando hacia abajo o hacia arriba si utiliza un trapecio. Cuando haga la cama de un lado a otro, simplemente gire al paciente.

1. Levántele la cabeza:

  • Baje la cabecera y ajuste la cama al nivel de la cintura de la persona más baja.
  • Saque los bordes de las sábanas sucias y desdoble las limpias sobre la cama.
  • Conforme el paciente levanta la cabeza, vaya sacando las sábanas sucias y colocando las limpias bajo el cuello del paciente.
  • Doble los bordes de las sábanas limpias bajo el colchón.



2. Levante la parte superior del cuerpo:
  • Coloque una rodilla sobre la cama y sostenga los hombros del paciente a medida que éste sube la parte superior de su cuerpo.
  • Pídale a un ayudante que desenrolle las sábanas sucias y limpias hasta la cintura del paciente.
  • Baje nuevamente al paciente.



3. Levántele las asentaderas
  • Pídale al paciente que empuje hacia abajo con sus pies y que se impulse hacia arriba levantando las asentaderas de la cama.
  • Sostenga las asentaderas y la parte inferior de la espalda del paciente mientras su ayudante extiende las sábanas limpias y retira las sucias debajo del paciente.
  • Baje nuevamente al paciente y termine de hacer la cama. 










viernes, 24 de julio de 2015

MOVIENDO A PACIENTES CON NECESIDADES ESPECIALES


Probablemente usted levanta y mueve pacientes con necesidades especiales todos los días. Estos movimientos requieren más planificación y en general son más difíciles, ya que el paciente tiene aún menos control. Aprenda cómo adaptarse para proteger su espalda. En la mayoría de los casos necesitará más ayuda de personas o de dispositivos auxiliares




LOS PACIENTES DÉBILES y frágiles necesitan más planificación e instrucciones durante el movimiento. Esto calmará la ansiedad del paciente y lo ayudará a usted a usar movimientos más suaves y controlados. Dele tiempo al paciente para que descanse cuando lo necesite. 






LOS PACIENTES OBESOS son más difíciles de dar vuelta en la cama; su peso extra lo coloca a usted en mayor riesgo de lesión. Pídale al paciente que lo ayude lo más que pueda y use sábanas más fuertes o dobles como precaución.







LOS PACIENTES PARÁLIZADOS a menudo no pueden ayudar. Mueva una parte del cuerpo a la vez para limitar es esfuerzo sobre su espalda. Que la persona más alta, quien tiene más fuerza de palanca, levante el torso del paciente que es lo que pesa más. Si es posible, pídale al paciente que ayude.








LAS SONDAS de un paciente pueden dificultar el movimiento. Para facilitarlo, trabaje en grupo con la gente que lo ayuda. Pídale a una persona que mueva las sondas y las demás al paciente. 










LOS YESOS agregan peso extra y esfuerzo adicional a su espalda. Pídale a una persona que mueva el yeso mientras que otras mueven al paciente. En estos casos los pacientes también pueden ayudar. 










LOS PACIENTES EN TRACCIÓN pueden tener mucho dolor durante el movimiento. Para minimizar el dolor, use movimientos lentos y medidos. Levante al paciente sin alterar el mecanismo de tracción. No levante las pesas y que eso podría cambiar la tracción. 






miércoles, 22 de julio de 2015

LEVANTANDO Y MOVIENDO A LOS PACIENTES - COMO UTILIZAR DISPOSITIVOS AUXILIARES


Los dispositivos auxiliares pueden facilitar su trabajo. Son útiles para levantar o mover pacientes que tienen dificultad para moverse, pues pueden reducir la fricción, ayudar a los pacientes a ayudarlo a usted, darle un lugar de apoyo y reducir el esfuerzo sobre su espalda.



EL TRAVESERO Le permite mover pacientes en cama con facilidad, sin necesidad de estar de pie o arrodillado junto a ellos. Los traveseros están hechos de un algodón resistente y protegen la piel del paciente al reducir la fricción. cuando use estas sábanas asegúrese de que el paciente esté sostenido desde los muslos hasta los hombros.








LOS TRAPECIOS permiten al paciente ayudarle a moverse en cama. este triángulo metálico colgado de un armazón, está unido a la cama o empotrado en la pared. Para facilitar al paciente levantarse, ajuste la cadena para que los codos del paciente queden ligeramente doblados al tomarse del trapecio.





LAS TABLAS DESLIZANTES reducen la fricción permitiendo que el paciente se deslice de una superficie plana a otra. La tabla larga y plana de plástico extiende la longitud de la cama. Puede usar bolsas de basura del mismo modo. Antes del traslado asegúrese de meter suficientemente la tabla o bolsa debajo del paciente. 











LOS CINTURONES DE TRASLADO pueden ayudar, especialmente con los movimientos a la silla de ruedas. Estos cinturones van bien ceñidos a la cintura del paciente para brindarle a usted un lugar de apoyo. Un tipo de cinturón de traslado es uno de lona con una fuerte hebilla de cierre Velcro.









LOS ELEVADORES MECÁNICOS ayudan a mover pacientes incapacitados u obesos. Este elevador hidráulico de bombeo levanta a los pacientes sentados en un arnés. Lea las instrucciones de operación y practique con el elevador antes de mover a un paciente.






www.restaura-swiss.com  Tel. (81) 88-50-78-40 y 41



lunes, 20 de julio de 2015

ENTIENDA A SU ESPALDA


Aprenda a mantener balanceadas las tres curvas naturales de la espalda para poder moverse sin peligro. Sin embargo, mantener ese balance todo el día puede ser un desafío. Gran parte del soporte que necesita para mantenerse balanceado se lo dan los músculos fuertes y flexibles. Para no someter a su espalda a esfuerzos innecesarios, aprenda a usar una buena mecánica corporal o habilidad e el movimiento, esto le ayudará a usar su cuerpo con balance y coordinación. Usted también puede levantar y mover cargas pesadas sin lesionarse la espalda.

COLUMNA EQUILIBRADA
Una columna balanceada está formada de huesos (vértebras) y cojinetes cartolaginosos (discos) acomodados en tres curvas naturales. Su cuello (columna cervical) sostiene la cabeza. La parte media de su espalda (Columna torácica) está sostenida sobre las costillas. Pero la parte inferior de su espalda (columna lumbar) carga el mayor peso, balanceando todo su cuerpo. Esta carga adicional y la movilidad de la curva lumbar aumentan las lesiones.

MÚSCULOS FUERTES Y FLEXIBLES
Los músculos fuertes y flexibles ayudan a mantener las tres curvas naturales en su alineación normal y balanceada. Los fuertes músculos abdominales y de la espalda sostienen la parte inferior de su espalda. Si los músculos de los muslos, la cadera y las asentaderas son flexibles y fuertes, podrán realizar la mayor parte del trabajo para levantar y mover, quitándole parte del esfuerzo a la espalda.


MECÁNICA CORPORAL: Como mantener una columna balanceada
Mover su cuerpo correctamente es una habilidad que necesita atención constante. Que tan correctamente se mueva puede ser la diferencia entre una espalda cansada o lesionada y una espalda sana.




MALA MECÁNICA CORPORAL

La mala mecánica corporal es la falta de coordinación de movimientos que rompen el balance de sus tres curvas naturales, dejando a su espalda vulnerable a lesiones. Generalmente, esto ocurre al sostener cargas alejadas de su cuerpo. También ocurre cuando mantiene sus pies fijos y gira su columna al moverse. cuando mantiene sus piernas estiradas también le pone más esfuerzo a la espalda. Todos los tipos de mala mecánica corporal aumentan el esfuerzo y el riesgo de dolor de espalda.




BUENA MECÁNICA CORPORAL


Una buena mecánica corporal mantiene su columna balanceada durante cualquier tipo de movimiento - aún al levantar pacientes pesados. Al mantener las cargas cerca de su cuerpo minimizará el efecto de su peso. Para prevenir lesiones al girar, mueva su torso -desde sus hombros hasta sus caderas- como una sola unidad. Y para reducir el esfuerzo sobre la espalda mantenga sus rodillas dobladas para que sus piernas trabajen más. 





LA MALA POSTURA LESIONA SU ESPALDA
La mala postura destruye el balance de su espalda estirando los músculos, agregando esfuerzo a su columna y poniendo en peligro los discos intervertebrales. Con el tiempo, los discos pueden llegar a herniarse, irritando los nervios y causándole más dolor.






La buena postura mantiene su columna y músculos balanceados, protegiendo sus discos, nervios y el resto de su columna contra lesiones.

La mala postura destruye el balance de su columna y músculos, permitiendo que sus discos y nervios se lesionen. 














viernes, 17 de julio de 2015

TÉCNICAS PARA LA MOVILIZACIÓN DE PACIENTES - CUIDADOS PARA EL QUE CUIDA



MUEVA LOS PACIENTES CON CUIDADO

Como asistente médico o como familiar de un paciente, puede pasar gran parte de su tiempo levantando y moviendo pacientes. No es una tarea fácil pues no sólo lleva una carga pesada sino que también puede preocuparle la seguridad del paciente. Usted puede aprender modos simples de garantizar la seguridad del paciente y la suya también. Usando las técnicas de movimiento adecuadas, podrá proteger su espalda día a día.


DOLOR DE ESPALDA - UNA QUEJA MUY COMÚN

El dolor de espalda es una epidemia entre los asistentes médicos y familiares de pacientes que levantan y mueven pacientes. Pero no debe ser un efecto secundario inevitable de su trabajo. El problema empieza realmente al hacer movimientos incorrectos cuando tratamos de movilizar al paciente, lo cual, a menudo, somete a la espalda a esfuerzos innecesarios, lesiones y dolores crónicos y una vez que se la lesionó, será más fácil que vuelva a lesionársela.


REDUZCA EL RIESGO DE DOLOR DE ESPALDA

Proteger su espalda dependerá del trabajo inteligente y no de la fuerza. Cuando aprenda a trabajar con seguridad y eficiencia, reducirá el riesgo de dolor de espalda y al mismo tiempo dará mejor cuidado a los pacientes. 






Entienda la anatomía de su espalda para ayudar a mantener equilibradas sus tres curvas naturales. Aprenda a moverse con seguridad y eficiencia con una buena mecánica corporal.








Aprenda las técnicas correctas para levantar y mover para reducir es riesgo de dolor y lesión de espalda sin importar el grado de dificultad del movimiento.






Use diariamente las técnicas de auto-protección, como los ejercicios para la espalda, para reducir las probabilidades de lesión y para prevenir o minimizar dolores leves o cansancio de espalda.




¿ESTÁ EN RIESGO?

Levantar y movilizar pacientes implicar un riesgo diario de posibles lesiones de espalda. Pero el nivel de riesgo depende más de la constancia con que utiliza las técnicas correctas que de la cantidad de veces que mueve pacientes. ¿Sabe qué tan grande es el riesgo que corre? Tómese un minuto para responder las preguntas a continuación. Una vez que sepa su nivel de riesgo, podrá tomar medidas para reducirlo.


ANATOMÍA DE LA ESPALDA Y MECÁNICA CORPORAL

¿Siempre mantiene la postura de las tres curvas naturales de su columna?

¿Sabe qué músculos debe usar al mover a los pacientes?

¿Usa el peso de su cuerpo -y no el de su espalda- para mover pacientes?

¿Sostiene a los pacientes cerca de su cuerpo al moverlos?



LEVANTANDO Y MOVIENDO

¿Pide ayuda cuando la necesita?

¿Planea mentalmente los pasos a seguir antes de mover al paciente?

¿Sabe cuál es el mejor modo de mover pacientes que tienen necesidades especiales?

¿Sabe cómo y cuándo utilizar dispositivos auxiliares.




AUTO-PROTECCIÓN

¿Realiza ejercicios de columna para proteger su espalda?

¿Calienta sus músculos antes del trabajo?

¿Se toma descansos con regularidad y usa técnicas de relajación?

¿Sabe que hacer si tiene leves dolores de espalda?

¿Está con regularidad en algún programa de ejercicios de acondicionamiento, como caminata, natación o ciclismo?





* Si no puede contestar "SI" a todas estas preguntas, tiene que mejorar. 

Lo primero que hay que hacer es entender como trabaja la espalda y entonces podremos aprender las técnicas correctas para levantar, mover y auto-protejerse.